UGT pide una ley de carácter básico para regular el teletrabajo en la Función Pública tan garantista como la del sector privado

UGT pide una ley de carácter básico para regular el teletrabajo en la Función Pública tan garantista como la del sector privado
0
0
0
s2smodern

 

La Federación de Empleados de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT se ha reunido con el Ministerio de Política Territorial y Función Pública para negociar la regulación del teletrabajo en las Administraciones públicas. El sindicato ha pedido que se haga con una ley de carácter básico.

FeSP-UGT ha señalado que esta reunión llega tarde, pues el pasado mes de junio, en las reuniones de la Mesa General de Negociación de Función Pública, el Ministerio se comprometió a crear grupos de trabajo durante el mes de julio para avanzar en un acuerdo de teletrabajo en Función Pública.

FeSP-UGT exige una normativa básica que regule el común denominador de esta modalidad de prestación del trabajo para el conjunto de las Administraciones públicas: AGE, comunidades autónomas y entidades locales, y para el conjunto de los empleados públicos: personal laboral, funcionario, docente y estatutario.

Sin perjuicio de que el Estatuto Básico del Empleado Público posibilita dicha modalidad, UGT considera que existen circunstancias y materias que deben quedar garantizados básicamente de manera específica, tales como la definición del concepto, la igualdad de trato y no discriminación, el ejercicio de derechos individuales y colectivos, la prevención de riesgos, el procedimiento, los contenidos acuerdo de trabajo a distancia, la promoción y carrera, la formación específica, compensación y abono de gastos, desarrollo y concreción mediante la negociación colectiva en las mesas sectoriales y territoriales, entre otras materias.

El sindicato no ve ninguna dificultad en el hecho de que alguna Administración pública ya haya regulado el teletrabajo, pues se puede establecer una doble transitoriedad, para que la adapten a la nueva norma y para respetar aquellos aspectos más positivos.

UGT insiste en que se precisa una normativa básica que garantice unos pilares básicos y homogéneos que posteriormente puedan ser perfilados en las distintas mesas de negociación inferiores, territoriales y sectoriales. Además, tiene que preverse una presupuestación adecuada para una correcta implantación y desarrollo.

  +La propuesta resumida de FeSP-UGT sobre el trabajo en las Administraciones Públicas es la siguiente:

FeSP-UGT exige una normativa básica que regule el común denominador de esta modalidad de prestación del trabajo, para el conjunto de las Administraciones Públicas (AGE + CC.AA. + Entidades Locales) y el conjunto de los empleados públicos (laboral, funcionario, docente, estatutario).

Sin perjuicio de que el EBEP “abra la puerta” a dicha modalidad consideramos existen circunstancias y materias que deben quedar garantizados básicamente de manera específica (definición concepto, Igualdad de trato y no discriminación, ejercicio de derechos individuales y colectivos, prevención de riesgos, procedimiento, contenidos acuerdo de trabajo a distancia, promoción y carrera, formación específica, compensación y abono de gastos, desarrollo y concreción mediante la negociación colectiva en las mesas sectoriales y territoriales, etc.)

Necesidad de regular el teletrabajo en el EBEP.

Claro que resulta necesario. Pero con una mayor amplitud a la propuesta por el Gobierno (que se queda a nuestro entender en reconocer lo ya previsto en el Acuerdo Marco Europeo). De tal manera que además del artículo 47 bis propuesto por la Administración, deberían incluirse referencias, al menos, en los siguientes apartados:
➢ Título III. Cap.II. (derecho a la carrera, promoción, formación específica).
➢ Título III, Cap. III. (retribuciones)
➢ Título III, Cap. IV. (negociación colectiva)
➢ Título III, Cap. VI. (Código de conducta).
➢ Título V caps. I y II (planificación recursos humanos y estructura)

Desde UGT consideramos que el común denominador que debe regular la materia es tan específico y amplio que se debería tratar en una norma a parte del EBEP (aunque derivada del mismo).

Como ya sucede con otras materias (régimen disciplinario, incompatibilidades, reconocimiento servicios previos, prevención de riesgos, hasta cierto punto situaciones administrativas), vemos conveniente una norma específica en donde se garanticen, al menos, las siguientes cuestiones (tomando, en la medida de lo posible, como referente el Anteproyecto de Ley de Trabajo a distancia):
➢ Definición concepto,
➢ Distribución de jornada (porcentaje presencialidad)
➢ Prevención riesgos.
➢ Formación específica.
➢ Igualdad de trato y no discriminación,
➢ Ejercicio de derechos individuales y colectivos, prevención de riesgos,
➢ Procedimiento (posibles criterios a seguir).
➢ Contenidos acuerdo de trabajo a distancia (empleado público-Administración),
➢ Promoción y carrera.
➢ Derecho intimidad y desconexión.
➢ Facultades organización de las Administraciones Públicas.
➢ Compensación y abono de gastos,
➢ Desarrollo y concreción mediante la negociación colectiva en las mesas sectoriales y territoriales.
➢ Etc.

Pero, evidentemente, sin agotar la capacidad negociadora de las demás mesas territoriales y sectoriales, para que abunden en sus especificidades propias, pero partiendo de una garantía similar y homogénea para el conjunto de las Administraciones y sectores. Pues no podemos permitirnos un desarrollo del teletrabajo a distintas velocidades y muy heterogéneo, sobre todo en las entidades locales.
El hecho que alguna Administración pública ya lo haya regulado, no es problema pues se puede establecer una doble transitoriedad, para que la adapten a la nueva norma y para respetar aquellos aspectos más positivos.

Este planteamiento no es novedoso al existir materias que aunque enunciada en el EBEP, cuentan con un desarrollo puntual (régimen disciplinario, incompatibilidades, reconocimiento servicios previos, etc.).

CONCLUSIÓN: La norma básica debe tener más contenidos.

Se hace precisa una normativa básica que garantice unos pilares básicos y homogéneos que posteriormente puedan ser perfilados en las distintas mesas de negociación inferiores (territoriales y sectoriales). Con una mera referencia en el EBEP no basta, salvo que se le dedique un Título específico que creemos no procede, pues, en principio, distorsionaría el equilibrio en el resto de sus contenidos.
Además tiene que preverse una presupuestación adecuada para una correcta implantación y desarrollo.

volver arriba

Conócenos

Sectores

Servicios

Enlaces de Interés

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".