Salud Laboral

«Conectar a las personas con la naturaleza»

El Día Mundial del Medio Ambiente, es el evento anual más importante que invita a todos los Estados a  promover  acciones en favor del medio ambiente. «Conectar a las personas con la naturaleza» es el lema elegido este año por la ONU y será el eje de las celebraciones en todo el planeta.

El tema de este año nos invita a reflexionar sobre nuestro lugar en la naturaleza y nuestra dependencia estrecha con ella,  salir al aire libre y adentrarnos en los espacios naturales para apreciar su belleza y su valor, e impulsar el llamamiento a la protección de la Tierra, nuestro hogar común.

La Agenda 2030 para el  Desarrollo Sostenible marca un ambicioso reto con 17 objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas para transformar nuestro mundo. Deja claro que hay que tomar medidas urgentes para conservar la naturaleza que nos queda y no dejar un planeta pobre e insalubre a las nuevas generaciones. Si conseguimos lo que ambicionamos en todos y cada uno de los aspectos de la Agenda, mejorarán notablemente las condiciones de vida de todas las personas y   nuestro mundo se transformará en un lugar mejor.

Hasta el 2030 quedan unos cuantos años  para trabajar  en el día a día respetando el medio ambiente en nuestro lugar de trabajo. Somos los trabajadores los que estamos en contacto con las materias primas, manipulando equipos, recogida y almacén de residuos y por tanto somos conocedores de cómo mejorar los procesos para una mejor gestión medioambiental.

Una gran parte de los trabajadores y trabajadoras de los Servicios Públicos desarrolla su tarea en oficias y/ o despachos, pero tenemos grandes profesionales en sectores de actividad dirigidos a mantener unas condiciones ambientales que permiten disfrutar de paisajes urbanos limpios y cuidados, educadores que realizan actividades formativas y de sensibilización del medio ambiente, que inculcan a los más pequeños el respeto y la relación responsable con la naturaleza, trabajadores y trabajadoras que protegen nuestra fauna y flora silvestre y nuestros bosques, incluso algunos dejando su vida en ello.

Desde FeSP seguimos reivindicando la necesidad de invertir en políticas inspiradas en una economía verde que genere empleo en los diversos sectores de actividad: aquellos que corrigen, minimizan o regeneran los efectos adversos de las actividades humanas (gestión de residuos, depuración de aguas…), actividades cuya misión y función es la prevención, minimización en origen de la contaminación, ecodiseño, educación y sensibilización ambiental.

La legislación en medio ambiente ha sufrido un claro retroceso en los últimos años y las administraciones han perdido medios materiales y humanos que garantizaban el cumplimiento de la legislación existente.

Es fundamental la participación de los trabajadores en las políticas medioambientales de las empresas y  defendemos la creación del Delegado de Medio Ambiente  para un seguimiento de la implantación de los planes y programas medioambientales en las mismas.

Por último, desde UGT mostramos nuetra perpejidad y preocupación porque el pasado jueves el presidente de EEUU, Donald Trump anunció su decisión de sacar a EEUU del Acuerdo de París, desentendiéndose así de la lucha contra el cambio climático. Una desición nefasta para todos, además de nociva e irresponsable.

Medidas Preventivas ante la Exposición Solar y las Temperaturas elevadas

Con la llegada del verano y el aumento de temperaturas, son much@s los trabajador@s que al realizar su trabajo están en riesgo de padecer estrés térmico por calor.

El Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo define el estrés térmico por calor como “la carga de calor que l@s trabajador@s reciben y acumulan en su cuerpo y que resulta de la interacción entre las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y la ropa que llevan. Es decir, el estrés térmico por calor no es un efecto patológico que el calor puede originar en l@s trabajador@s, sino la causa de los diversos efectos patológicos que se producen cuando se acumula excesivo calor en el cuerpo”.

Los márgenes establecidos en la normativa son:
• Para trabajos sedentarios de los 17 a los 27 grados
• Para trabajos ligeros de los 14 a los 25 grados
• Todo lo que supere los 27 grados puede dar lugar a situaciones de estrés térmico o golpe de calor que pueden provocar vómitos, mareos e incluso paradas cardiovasculares.


Medidas preventivas para evitar daños ocasionados por la exposición solar:
– Evitar en la medida de lo posible la exposición directa al sol en las horas centrales del día (es decir de 12 a 16 horas).
– Intentar que la ropa de trabajo cubra la mayor parte del cuerpo para evitar la exposición a la radiación solar y tratar de que sea de colores claros para disminuir la absorción del calor.
– Proteger la cabeza y la cara con gorro de ala ancha o viseras. Utilizar otras barreras físicas para que el sol no llegue a la piel como sombrillas, parasoles, etc.
– Utilizar cremas de protección solar con un factor de protección mayor de 15-20 para evitar quemaduras solares. En el caso de trabajadores/as especialmente sensibles al sol la protección se hará con filtros superiores a 30. Deberá aplicarse sobre la piel seca, 30 minutos antes de la exposición al sol y renovarse cada dos horas aproximadamente.

Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, las cremas de protección solar son consideradas como EPIS, por lo tanto habrán de ser suministradas por las Secretarías Generales correspondiente a los/as trabajadores/as expuestos. Su uso será obligatorio para los/as trabajadores/as afectados.


En cuanto a las medidas preventivas ante la exposición a temperaturas elevadas son las siguientes:
– Beber agua con frecuencia y en cantidades pequeñas en lugar de grandes cantidades de forma espaciada.
– No consumir bebidas alcohólicas ni excitantes ya que pueden aumentar la deshidratación.
– Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor.
– Evitar el consumo de comidas grasas.
–En el caso de producirse calambres musculares tras una exposición prolongada a altas temperaturas actuar de la siguiente forma:
• Parar toda actividad y descansar en algún sitio fresco.
• Beber zumos ligeros y bebidas deportivas diluidas en agua.
• Consultar al médico si los calambres duran más de una hora.

Cuando se realicen jornadas prolongadas en ambientes calurosos y con esfuerzo físico intenso puede producirse un golpe de calor, cuyos síntomas principales son :
congestión en la cara, dolor de cabeza, respiración rápida, sudor frío y debilitamiento del pulso.

En estos casos la secuencia a seguir sería la siguiente:
– Llamada al 112
– Mientras se espera, situar al trabajador/a en un lugar fresco(tumbado hacia arriba y con la cabeza más alta que el cuerpo) y tratar de enfriar el cuerpo mediante la aplicación de compresas de agua fría en la frente, cuello y en la parte interior de los brazos.

Desde la Secretaría de Salud Laboral de FeSP-UGT hacemos un llamamiento a todos/as los/as trabajadores/as para que adopten las medidas preventivas expuestas frente al calor porque la experiencia indica que aunque se trata de recomendaciones que todo el mundo conoce, no se suelen llevar a cabo, con el grave riesgo que podría suponer para la salud.

Son necesarias políticas públicas eficaces que frenen el aumento de la siniestralidad laboral

 

En este año en el que se cumplen 20 años desde que se aprobó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, UGT denuncia una clara dejación de las empresas en materia de prevención de riesgos laborales que está provocando un incesante incremento de accidentes de trabajo. En los cinco primeros meses de este año han fallecido 240 trabajadores y trabajadoras por este motivo y, lamentablemente, hoy hemos tenido conocimiento del fallecimiento de un minero en el pozo asturiano de Cerredo. El sindicato insiste en la necesidad de desarrollar políticas públicas eficaces que velen por el cumplimiento de la normativa y frenen esta lacra social.

Según el avance de datos de accidentes de trabajo publicado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social correspondiente al periodo de enero a mayo de 2015, se han producido en España un total de 489.585 accidentes de trabajo, lo que supone un incremento de 14.024 accidentes respecto del mismo periodo de 2014.
 
La evolución de la siniestralidad laboral en estos primeros cinco meses del año es muy preocupante y refleja la necesidad de que se vele por el establecimiento de medidas preventivas en el seno de las empresas, puesto que se ha producido un considerable aumento de los accidentes en jornada de trabajo que han causado baja alcanzando los 179.091 accidentes, 8.826 más que en este periodo de 2014.
 
En los cinco primeros meses del año, hemos tenido que lamentar la muerte de 240 trabajadores como consecuencia de accidentes de trabajo, un trágico cómputo que, por desgracia, sigue siendo incesante.
 
Se observa un fuerte aumento de la siniestralidad mortal en los sectores de Servicios, con 102 fallecimientos y de Industria, con 48. En construcción se han producido otros 26 muertes, las mismas que en 2014, y en agricultura, a pesar de que han bajado, han sido 23, 7 menos que el pasado año. Unos datos inaceptables que requieren una solución urgente.
 
Si consideramos las formas de contacto que produjo el fallecimiento, se visualiza una clara dejación de las empresas en materia de prevención de riesgos laborales, así lo indica el considerable aumento de los accidentes con resultado de muerte provocados por golpes contra objetos en movimiento (31 accidentes mortales más que en el año anterior), o el caso de los aplastamientos o atrapamientos (6 accidentes mortales más que en el mismo periodo de 2014).
 
Por último resaltar la bajada de los accidentes in itínere con resultado de muerte, habiendo pasado de 48 en 2014 a 41 en este año.
Frente a estos datos, UGT denuncia una clara dejación de las empresas en materia de prevención de riesgos laborales y subraya la necesidad de que las Autoridades Laborales y la Inspección de Trabajo retomen con fuerza las campañas contra la siniestralidad laboral y velen por el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales.

Un 20% de las enfermedades provocadas por el trabajo no se reconocen como enfermedad profesional

El 20% de las enfermedades provocadas por el trabajo, en el primer semestre del año, no están reconocidas en el cuadro de enfermedad profesional, en total son 2.559 patologías no traumáticas. La falta de reconocimiento de enfermedades profesionales como tal es una de las denuncias que viene realizando UGT desde hace tiempo. El sindicato que ha elaborado un informe de las enfermedades relacionadas con el trabajo hasta junio de 2015, destaca que en España 73 personas son víctimas de una enfermedad relacionada con el trabajo cada día, que se ha producido un aumento del 13% de las enfermedades profesionales respecto al mismo periodo del año anterior y que los trastornos musculo esqueléticos suponen la primera causa de baja en nuestro país.

En el primer semestre del año se han producido un total de 10.708 enfermedades profesionales, un 13% más que en el mismo periodo del año anterior (1.235 enfermedades). De ellas 4.865 han sido con baja y 5.843 no han producido baja. Éstas son las enfermedades profesionales reconocidas y declaradas, pero en estos seis primeros meses del año se han producido, además, un 20% de enfermedades provocadas por el trabajo que no están reconocidas en el cuadro de enfermedad profesional (2.559 patologías). Para evitar esto, UGT propone que el médico disponga de información sobre el trabajo que desempeña el paciente y así pueda relacionarlo con su enfermedad, un paso previo a la calificación de la contingencia, e incluir la especialidad de medicina del trabajo dentro de la atención primaria. Asimismo pide que se preste una especial atención a las enfermedades sin baja, que se vienen incrementando año a año.

El sindicato considera que la adopción de medidas preventivas en el seno de las empresas podría evitar muchas enfermedades (especialmente las relacionadas con los trastornos musculo esqueléticos, primera causa de enfermedad profesional en España) y supondría un ahorro importante para la sociedad, ya que el Sistema Nacional de Salud está asumiendo costes que no le corresponden. Además supondría un beneficio para la empresa y para los trabajadores, que podrían desarrollar su labor de forma eficiente y a la vez segura.

Asimismo, UGT solicita con urgencia una revisión del Real Decreto por el que se aprobó en 2006 el cuadro de enfermedades profesionales en el Sistema de la Seguridad Social pues es necesaria una revisión profunda de las actividades y de las patologías que se tienen en cuenta de cara a la calificación de la enfermedad profesional. En este sentido, es preciso incorporar al cuadro de EEPP todas aquellas patologías relacionadas con el trabajo, fundamentalmente trastornos musculo esqueléticos, cánceres de origen profesional y las derivadas de los riesgos psicosociales.

Algunos datos del Informe:

  • Se han declarado un total de 10.708 enfermedades, un 13% más que en el primer semestre de 2014. 4.865 han causado baja, 5.843 no.
  • El 82% de las enfermedades profesionales son causadas por agentes físicos.
  • Los trastornos musculo esqueléticos suponen la primera causa de baja en nuestro país.
  • 13 enfermedades han sido clasificadas como cancerígenas. El grupo 5 y 6 fueron causadas por el amianto.
  • Según las actividades, el mayor número de notificaciones se produce en el Comercio al por menor, en la Industria de la Alimentación y en la Fabricación de vehículos de motor.
  • Las ocupaciones con mayor número de declaración son: Operadores de instalaciones y maquinaria fijas; Personal de limpieza y Peones de las industrias manufactureras.
  • Cataluña, Comunidad Valenciana y Euskadi son las tres Comunidades Autónomas que declaran más enfermedades profesionales.
  • Respecto a las patologías no traumáticas, enfermedades causadas por el trabajo pero que no están reconocidas, se han producido 2.559, 1.431 de ellas han causado baja, lo que supone el 56% de las mismas.

Medidas Preventivas ante la Exposición Solar y las Temperaturas elevadas

Con la llegada del verano y el aumento de temperaturas, son much@s los trabajador@s que al realizar su trabajo están en riesgo de padecer estrés térmico por calor.

El Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo define el estrés térmico por calor como “la carga de calor que l@s trabajador@s reciben y acumulan en su cuerpo y que resulta de la interacción entre las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y la ropa que llevan. Es decir, el estrés térmico por calor no es un efecto patológico que el calor puede originar en l@s trabajador@s, sino la causa de los diversos efectos patológicos que se producen cuando se acumula excesivo calor en el cuerpo”.

Los márgenes establecidos en la normativa son:
• Para trabajos sedentarios de los 17 a los 27 grados
• Para trabajos ligeros de los 14 a los 25 grados
• Todo lo que supere los 27 grados puede dar lugar a situaciones de estrés térmico o golpe de calor que pueden provocar vómitos, mareos e incluso paradas cardiovasculares.


Medidas preventivas para evitar daños ocasionados por la exposición solar:
– Evitar en la medida de lo posible la exposición directa al sol en las horas centrales del día (es decir de 12 a 16 horas).
– Intentar que la ropa de trabajo cubra la mayor parte del cuerpo para evitar la exposición a la radiación solar y tratar de que sea de colores claros para disminuir la absorción del calor.
– Proteger la cabeza y la cara con gorro de ala ancha o viseras. Utilizar otras barreras físicas para que el sol no llegue a la piel como sombrillas, parasoles, etc.
– Utilizar cremas de protección solar con un factor de protección mayor de 15-20 para evitar quemaduras solares. En el caso de trabajadores/as especialmente sensibles al sol la protección se hará con filtros superiores a 30. Deberá aplicarse sobre la piel seca, 30 minutos antes de la exposición al sol y renovarse cada dos horas aproximadamente.

Desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, las cremas de protección solar son consideradas como EPIS, por lo tanto habrán de ser suministradas por las Secretarías Generales correspondiente a los/as trabajadores/as expuestos. Su uso será obligatorio para los/as trabajadores/as afectados.


En cuanto a las medidas preventivas ante la exposición a temperaturas elevadas son las siguientes:
– Beber agua con frecuencia y en cantidades pequeñas en lugar de grandes cantidades de forma espaciada.
– No consumir bebidas alcohólicas ni excitantes ya que pueden aumentar la deshidratación.
– Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor.
– Evitar el consumo de comidas grasas.
–En el caso de producirse calambres musculares tras una exposición prolongada a altas temperaturas actuar de la siguiente forma:
• Parar toda actividad y descansar en algún sitio fresco.
• Beber zumos ligeros y bebidas deportivas diluidas en agua.
• Consultar al médico si los calambres duran más de una hora.

Cuando se realicen jornadas prolongadas en ambientes calurosos y con esfuerzo físico intenso puede producirse un golpe de calor, cuyos síntomas principales son :
congestión en la cara, dolor de cabeza, respiración rápida, sudor frío y debilitamiento del pulso.

En estos casos la secuencia a seguir sería la siguiente:
– Llamada al 112
– Mientras se espera, situar al trabajador/a en un lugar fresco(tumbado hacia arriba y con la cabeza más alta que el cuerpo) y tratar de enfriar el cuerpo mediante la aplicación de compresas de agua fría en la frente, cuello y en la parte interior de los brazos.

Desde la Secretaría de Salud Laboral de FSP-UGT hacemos un llamamiento a todos/as los/as trabajadores/as para que adopten las medidas preventivas expuestas frente al calor porque la experiencia indica que aunque se trata de recomendaciones que todo el mundo conoce, no se suelen llevar a cabo, con el grave riesgo que podría suponer para la salud.

Página 1 de 3

CANAL YOUTUBE

Resumen Semanal de Empleo Público

 


 

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK


ÚLTIMOS TWEETS

 

        

      

IR ARRIBA