La Plataforma por la Educación Pública de Extremadura convoca concentraciones el próximo 26 de octubre contra las reválidas

Con estas concentraciones, la Plataforma extremeña muestra su total respaldo a la jornada de lucha promovida por el Sindicato de Estudiantes y FAEST (sector del alumnado) y por CEAPA (sector de padres y madres), en la que están llamados a la huelga educativa los estudiantes de enseñanza secundaria y sus familias. Las concentraciones tendrán lugar ante la Delegación del Gobierno, en Avenida de Huelva de Badajoz, y ante la Subdelegación del Gobierno en la Avenida Virgen de la Montaña de Cáceres, el próximo miércoles 26 de octubre, coincidiendo con la jornada de huelga promovida por Familias y Estudiantes.

De esta manera, la Plataforma Por la Educación Pública de Extremadura quiere promover la participación de la ciudadanía y de la comunidad educativa para apoyar a todos nuestros estudiantes en la lucha contra las injustas reválidas.

Estas evaluaciones externas, impuestas por el gobierno del Partido Popular en su reforma educativa LOMCE, suponen uno de los mayores ataques sufridos por la educación en España.

El gobierno en funciones publicó la regulación de las reválidas en el BOE de 30 de julio, en plenas vacaciones escolares, y no ha tenido reparos en usarla como moneda de cambio en las negociaciones políticas para lograr la investidura de su candidato.

El pasado martes 4 de octubre, y por segunda vez, se debatió una Propuesta No de Ley para paralizar la LOMCE, en este caso las evaluaciones finales externas o reválidas reguladas por dicho Real Decreto 310/2016 de julio. Esta Proposición No de Ley fue aprobada con 175 votos a favor, el rechazo del PP y la abstención de Ciudadanos. Sin embargo estas propuestas parecen no tener otra repercusión más que la simbólica, puesto que topa de frente con la oposición de los artífices de la reforma educativa.

El peso de las reválidas en Secundaria, y sus nocivos efectos al poder dejar a muchos estudiantes sin titulación de graduado en ESO o de Bachillerato, así como la perspectiva de que se apliquen académicamente a partir de 2018, obliga a todos los agentes implicados, y a la comunidad educativa en general, a tratar de frenar su aplastante implantación antes que sea demasiado tarde.

[Aclaraciones: se plantean, además de las llamadas “evaluaciones individualizadas” en 3º y 6º cursos de Educación Primaria que ya están implantadas, las reválidas al finalizar 4º ESO como requisito para obtener el título de Graduado en Secundaria y acceso a estudios posteriores; así como la reválida al finalizar 2º curso de Bachillerato sería el requisito para obtener el título de Bachiller y podría complementarse con pruebas de acceso por parte de las distintas universidades.]

La LOMCE, impuesta en la anterior legislatura gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular, sigue sumando rechazos y no deja de mostrar sus carencias y defectos en la atropellada puesta en marcha de su desarrollo normativo, ahora por un gobierno en funciones, de manera que algunas Comunidades Autónomas se ven abocadas a parchear el sistema allí donde el estricto marco legal lo permite, para amortiguar los efectos negativos de la norma.

[Ejemplo: el PRAGE, o PMAR en 4º ESO, que recientemente ha aprobado Extremadura, y que sirve para prolongar hasta final de la ESO el programa para la mejora del aprendizaje y el rendimiento, lo que antiguamente llamábamos "diversificación", y que la LOMCE sencillamente no contemplaba en su currículo para ESO y Bachillerato en el ámbito estatal.]

Es evidente que la unión de todas las fuerzas políticas es necesaria para detener la LOMCE, revertir los recortes en Educación e iniciar un nuevo camino hacia un pacto que nos dé la estabilidad educativa y financiación suficiente de la que gozan otros países desarrollados de nuestro entorno. La Plataforma Por La Educación Pública es un instrumento más para dar voz a este clamor popular.

Si bien el Real Decreto de las reválidas ha sido ya recurrido ante los Tribunales por varios Gobiernos autonómicos (entre ellos el extremeño) y organizaciones sindicales, la Plataforma apuesta claramente por la vía de la negociación y el consenso para dotar a nuestro país de una ley que apueste verdaderamente por la educación pública de todos y para todos.

En los momentos actuales de incertidumbre política, requerimos por lo tanto a las fuerzas políticas seriedad, compromiso y respeto a los jóvenes de nuestro país, que no pueden ser objeto de chantaje para que algunos políticos alcancen o se mantengan en el poder.

El modelo de reválidas pertenece a un modelo educativo del pasado, excluyente, segregador, y elitista, que estaba configurado para cribar a la inmensa mayoría del alumnado. Baste recordar que en el momento de su eliminación, llevada a cabo con la reforma educativa realizada en 1970, de cada 100 alumnos que empezaban la Educación Primaria, sólo 27 lo podían hacer en Secundaria y un demoledor y exiguo 3% llegaba a la universidad.

De hecho, solo cinco países de la UE tienen reválidas en sus sistemas educativos y en ellos aún se cuestionan hasta qué punto es perjudicial focalizar la formación del alumnado hacia la preparación de una única prueba, centrada en la evaluación de determinadas materias, y en detrimento de otras o de un aprendizaje más generalista e integrador.

[Estos países con reválidas son Portugal, Reino Unido, Italia, Estonia y Malta.]

La LOMCE quiere, mediante dichas reválidas, recuperar ese modelo de expulsión del alumnado del sistema educativo de forma prematura, derivando previamente a una parte de ellos hacia una FP devaluada y despreciada, mediante la puesta en marcha de la Formación Profesional Básica y la insistencia de considerar al alumnado de formación profesional de segunda categoría.

Paralelamente, se impulsa la privatización del sistema para asegurar que, mientras que las familias con bajos recursos económicos ven cómo sus hijos e hijas tienen todo tipo de barreras para avanzar en su proceso educativo y en su progreso social, aquellas que tienen recursos podrán garantizar a sus hijos e hijas una titulación de acceso fácil y un escenario de preservación de las élites que les harán la vida mucho más cómoda.

La perversidad de los planteamientos en los que se basan las reválidas alcanza también al profesorado que imparte directamente docencia al alumnado, porque su labor docente resulta cuestionada y menospreciada en el momento que se recurre a agentes externos para realizarlas.

Coincidimos en la necesidad y utilidad de la evaluación, como herramienta para la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje, y para detectar y atender las necesidades de una amplísima diversidad de alumnado, pero no desde la óptica de relegar la labor docente y la de los centros educativos a meros agentes productores de un conocimiento estandarizado y de considerar al alumnado como cobayas en experimentos que se limiten a medir resultados.

No es la lucha contra el fracaso escolar la que inspira el sistema de las reválidas, ni lo es tampoco la “mejora de la calidad de la enseñanza” la que está detrás de las siglas de la LOMCE, sino la paulatina mejora de unos resultados académicos en estadísticas europeas, a fuerza de ir minimizando las materias que no son objeto de análisis en esas estadísticas y eliminar del sistema educativo a los estudiantes que empañen los datos.

Plataforma por la Educación Pública de Extremadura

CANAL YOUTUBE

Resumen Semanal de Empleo Público

 


 

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK


ÚLTIMOS TWEETS

 

        

      

IR ARRIBA